LA CONSOLIDACIÓN DEL PLENO DOMINIO

La consolidación del pleno dominio es uno de los supuestos fiscales que más problemas genera a la hora de resolver su tributación. En estas líneas trataremos de aportar algo de luz.

Para ello vamos a retrotraernos en el tiempo, y situarnos en el momento en el que el pleno dominio se rompe y se desmembra en usufructo y nuda propiedad. Las situaciones más comunes son:
1.- el propietario del pleno dominio vende a una persona el usufructo y a otra la nuda propiedad (transmisión onerosa)
2.- el propietario del pleno dominio vende a una persona la nuda propiedad reservándose el usufructo (transmisión onerosa)
3.- el propietario del pleno dominio fallece y por voluntad del causante o por disposición de la ley el usufructo se transmite a un heredero/legatario, y la nuda propiedad a un heredero/legatario distinto del anterior (transmisión lucrativa) 
4.- el propietario del pleno dominio dona la nuda propiedad reservándose el usufructo (transmisión lucrativa)
5.- el propietario del usufructo vende su usufructo al nudo propietario (transmisión onerosa)
6.- el propietario del pleno dominio transmite (de manera lucrativa u onerosa) su usufructo reservándose la nuda propiedad.
  
Como podemos intuir, nos vamos a enfrentar a dos situaciones incompatibles: o estamos ante una transmisión onerosa y tributará por IVA-TPO-AJD; o estamos ante una transmisión lucrativa y tributará por ISD.   

La consolidación del pleno dominio tributará por el mismo impuesto que tributó la desmembración del usufructo:

a) tributa por TPO:
- si la operación por la que se desmembró el usufructo fue una transmisión onerosa y no se encontraba sujeta a IVA, o estando sujeta y exenta a IVA en determinados casos (ejemplos 1-2 anteriores)
- el ejemplo 5 anterior es una anticipación a la realización de las condiciones del usufructo (si fuera vitalicio, el usufructuario transmite su usufructo antes de su fallecimiento al nudo propietario). En este caso tributa por la mayor de las liquidaciones siguientes: negocio actual TPO si es una transmisión onerosa (desde el punto de vista del coste fiscal no tiene mucho sentido donar el usufructo antes del fallecimiento); o la prevista para la consolidación del pleno dominio en caso de que se hubiera cumplido la realización del usufructo (por ejemplo la muerte del usufructuario, si fuera vitalicio)

b) tributa por ISD:
- si la operación por la que se desmembró el usufructo fue una transmisión lucrativa (ejemplos 3-4 anteriores)     

c) no tributa:
- si la consolidación del pleno dominio se realiza en la misma persona que tuvo anteriormente el pleno dominio, pues no hay un desplazamiento patrimonial (ejemplo 6 anterior)
 
d) tributa por IVA-AJD:
- si la desmebración del usufructo tributó por IVA y además cumplió las condiciones para estar sujeta a AJD (ejemplos 1-2-5- anteriores)
La tributación por AJD en la consolidación del pleno dominio es fácilmente evitable, ya que no es necesario para su inscripción en los registros corrrespondientes la escritura pública. Se puede sustentar en documento privado con firma legitimada notarialmente.

Una vez que ya sabemos cual es el hecho imponible de la consolidación del pleno dominio por el que nos corresponde tributar examinaremos la base imponible y el tipo impositivo:

TRANSMISIONES ONEROSAS:
- base imponible: valor ACTUAL de los bienes, por el porcentaje de usufructo a la edad del usufructuario cuando se constituyó
- tipo impositivo: el ACTUAL. Es una liquidación DINÁMICA, ya que le afectan los cambios que se produzcan tanto en los métodos de valoración de los bienes tanto como los normativos sobre los tipos de gravamen de los impuestos.

TRASNMISIONES LUCRATIVAS:   
- Cuando se desmenbra el usufructo se calcula en ese momento la cuota a ingresar en el futuro por la consolidación del pleno dominio, a través de la base liquidable teórica y el tipo medio de gravamen. Podemos decir, que no le afectan los cambios, NO se actualiza el valor de los bienes ni se actualiza el tipo de gravamen, ya que es una liquidación ESTÁTICA, fijada en el pasado.

Existe más causística que complica aún más las liquidaciones que contemplaremos en un próximo artículo.

Dejamos aquí nota de la legislación aplicable, para aquel lector que quiera ampliar información:
CC art. 467 a 522, 468, 469, 480, 513.3 834ss,868, 
RISD art. 51
LITP art. 7.5, 7.1 redacc Ley 14/2000, 10.1, 10.2.a 
RITP art. 10.1, 31, 37.1, 41, 42.2, 42.3, 42.4 
LIVA art. 11.2.3º, 4.1. 5.1.c, 20.2 redacc Ley 3/2006, 20.1.23 redacc Ley 30/2005, 4.4.a, 

Miguel Siderakis Crespo